Lunes - Viernes : 09:00 - 19:00
info@fiscalidadpatrimonial.com
+34 917-540-792

Actualidad Fiscal

Artículos y noticias

Fiscalidad en las criptomonedas

//
Posted By
/
Comment0
/
Categories

Aunque a día de hoy no existe una normativa específica podemos clasificar su fiscalidad por los usos que estemos haciendo de este tipo de monedas ya que se puede utilizar como medio de pago, inversión o la llamada “minería” de criptomoneda.

Basaríamos la fiscalidad que se nos tendría que aplicar atendiendo a estos tres modelos, insistiendo que no hay una legislación clara sobre ello:

  1. Criptomonedas como medio de pago. La Unión Europea considera las criptomonedas como un medio de pago y en España los bitcoins son un medio de pago legal desde 2015. No se aplica el IVA en la transmisión de las monedas virtuales, es decir, la entrega de criptomonedas está exenta de IVA tanto para comprador como vendedor. Tampoco se aplica el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.
  2. Criptomonedas como inversión. El IRPF las operaciones de compraventa  o trading de criptomonedas tendrás que declarar las ganancias directamente en la declaración de la renta, incorporándolas a las ganancias patrimoniales de la base imponible del ahorro. La tributación depende del importe de la ganancia patrimonial generada. Si la operación la realiza una persona jurídica, como una sociedad limitada o anónima, las ganancias obtenidas con criptomonedas se declaran en el Impuesto de Sociedades. La tributación en general es de un tipo impositivo fijo del 25% sobre el beneficio.
  3. Minado de criptomonedas. La minería es la actividad consistente en utilizar la potencia de un ordenador para realizar cálculos que verifiquen las transacciones de la moneda virtual, y como contraprestación se reciben criptomonedas. La minería de criptomonedas es una actividad económica y como tal, está sujeta a tributación. Los servicios de minado no están sujetos al IVA. En cuanto al IRPF, existe obligación de registrar y tributar por los ingresos. Podrán deducirse los gastos asociados a la actividad (equipos informáticos, tarjetas gráficas, factura de consumo eléctrico, alquiler de local…) siempre que cumplan los requisitos exigidos por hacienda para que tengan la consideración de deducible. La diferencia entre ingresos computables y gastos deducibles es el beneficio que hay que liquidar en el IRPF como rendimiento de actividades económicas o bien en el impuesto sobre Sociedades, dependiendo, de si realizamos la actividad como persona física o jurídica.

 

Leave a Reply